Sueño con un mundo al revés, un mundo marcha atrás




Corto de Álex Pastor Vallejo

Grazas Rebuldeira 

3 comentarios:

raúl dijo...

contradice esa popular teoría de quino de crecimiento inverso. lo mejor es ir hacia delante, está clarísimo, por eso el bebé está tan triste al final. me ha gustado el juego temporal, con resumen acelerado vital último, rollo "a dos metros bajo tierra". gran corto!

Astronautaentierra dijo...

El bebé está triste porque su existencia, junto con sus recuerdos, se acaba sin dejar rastro. Ahora bien, ¿qué diferencia hay entre ese bebé y una persona mayor sola al borde de su extinción? ¿y una persona al borde de la muerte cuyos recuerdos se han perdido a causa de una enfermedad?
Yo también creo que lo interesante es ir hacia delante aún sabiendo cuál es el fin y que el camino no siempre es de rosas y que, posiblemente cada vez vaya a peor; pero una vida al revés tampoco pinta tan mal, no? cada vez más ágil, más joven, más vital, más ilusionado, más inocente, más despreocupado, más vivo...

LU dijo...

Me encanta la idea de este corto. Yo lo puse en el blog, con bastante maldad, en una entrada dedicada al afamado Benjamín Button. Copio el link porque hay extractos de una entrevista y el enlace para leerla íntegra del director, Alex, muy interesante

http://tartarugamxica.blogspot.com/2009/02/la-ruta-natural-y-benjamin-button.html

BIQUIÑOS